BUSCANDOHISTORIA

UN SITIO DE RICARDO DARÍO PRIMO AL SERVICIO DE LA HISTORIA Y LA VERDAD

Personal

Inicio
Mi currículum
Al servicio de la historia
Visítanos
Actividades
Informes
Mapa del sitio
 

Historia

Prehistoria
Antigua y Medieval
Moderna
Contemporánea
Regional
Biografías locales
 

Servicios

Enlaces
Eventos/Congresos
Comentarios
Editoriales
Efemérides
Ejercicios
Galería de Imágenes
Librihistoria

 

HISTORIA DE LAS RELACIONES ECONÓMICAS Y POLÍTICAS INTERNACIONALES
Facultad  de Ciencias Económicas de la UBA
Prof. Mario Rapoport
Claudio Spiguel
-1995- 

El Periodo Radical
Por el Prof. Ricardo Darío Primo 

 Introducción: 

  El surgimiento del Radicalismo luego de la sanción de la ley Sáenz Peña abría un abanico de posibilidades para nuestro país que podían ser aprovechadas para la realización de un proyecto industrialista.
  Sin embargo, los lazos de dependencia con respecto a los sectores mas privilegiaban continuar con un modelo agroexportador, minaron toda iniciativa independiente.
 Las relaciones con los otros países de Latinoamérica solo tuvieron lugar en forma creciente e importante cuando las coyunturas internacionales lo favorecieron.
 Las elites cuyo poder económico y político amparaba esta relación, buscaron la convivencia en el mantenimiento y veían con recelo cualquier postura contraria.
 Aun dentro del seno de Radicalismo, se veía enfrentadas estas coaliciones, particularmente en cuanto al dilema de la neutralidad argentina y sus relaciones con los países beligerantes.
 Finalmente va a prevalecer los intereses agroexportadores probritánicos que aprovecharan la no complementariedad de nuestra economía con la de Estados Unidos y algunas medidas restrictivas impuestas por el país del norte, para mantener el control de los centros de poder.


 

No obstante ello, el marco internacional impulsara el Radicalismo a un endeudamiento con los Estados  Unidos con el cual va a sucederse fricciones y roces por su política expansionista particularmente en el área centroamericana, que dentro del Radicalismo traería profundo malestar le que será explotado por los pro-británicos.

 No obstante ello, el marco internacional impulsara el Radicalismo a un endeudamiento con los Estados  Unidos con el cual va a sucederse fricciones y roces por su política expansionista particularmente en el área centroamericana, que dentro del Radicalismo traería profundo malestar le que será explotado por los pro-británicos.
 Esta coyuntura tiene al Radicalismo como protagonista y de optar por la manutención o no de los tradicionales lazos de dependencias p producir un desarrollo industrial independiente. 
 

Desarrollo:

 El periodo radical que se inicia en 1916 no significo rupturas sensibles en cuanto a la orientación de la política exterior argentina.

 Sin embargo el carácter político de esos gobiernos le va a imprimir tonalidades propias relaciones con el exterior.

De esta manera, uno de los primeros actos en este sentido lo constituyo el pronunciamiento en contra el ABC para de esta forma tranquilizar a países como Perú, Bolivia o Paraguay y quienes recelaban de las posibilidades proyecciones hegemónicas de estos países.

 

  Al asumir Hipólito Yrigoyen, en Europa se estaba desarrollando la Primera Guerra Mundial y a los efectos de explotar las posibilidades económicas que las misma nos brindaba, el gobierno decidió mantener la postura tradicional de neutralidad aunque la misma en el fondo se trato de presentar de manera distinta a la del régimen anterior.

 Lo que si puede establecerse, es la energía en las reclamaciones efectuadas por el gobierno radical, con referencia a los incidentes ocasionados por los países en guerra.

 A pesar de las grandes presiones orientadas una ruptura con las potencias europeas, se intento darle a la neutralidad también una dimensión Latinoamericana. (1)


 

Esto va a plasmarse en 1917 en las gestiones que se realizarían para convocar un Congreso de Neutrales.

 Uno de los argumentos utilizados al respecto, era el de la convivencia de que los países Latinoamericanos dieran pruebas de su capacidad de decisión, máxime en esos momentos en que las negociaciones de paz en Europa, coloquen a estos países Latinoamericanos a la altura de los mercados africanos.

   Dicho congreso fue convocado para la primera mitad de Enero de 1918 y para entonces ya se veía quien había salido fortalecido del conflicto EE.UU.- cuya posición resulto decisiva para el fracaso de la iniciativa.

  Mientras tanto, la opinión publica se había dividido a favor o en contra de la neutralidad. Como era tradicional, los grandes medios se volcaban a favor de Gran Bretaña, Francia y Bélgica, no faltando sin embargo los defensores de Alemania.

 Cabal muestra de ello, fue una encuesta realizada por la Revista Nosotros.

 Esta división en cuanto a los opiniones a favor en contra también se manifestaban en los partidos políticos, como en el caso del Partido Socialista.

 La participación de Estados Unidos en la contienda, debilita la postura de los neutralista, arreciando la oposición a la neutralidad en la segunda mitas de 1917 al ser descubiertos unos telegramas en clave del Ministro Alemán relacionado a la partida de nuestros buques con destino a Europa.

  En el ámbito político, particularmente en el senado, principal interpelante fue Joaquín V. González quien mediante una extensa presensación, fundamento el pedido de suspensión de relaciones diplomáticas con Alemania.

La votación del Congreso fue favorable a la ruptura de relaciones pero el Poder Ejecutivo no tuvo en cuanta esa votación manifestando su responsabilidad en la conducción de la política exterior.

 En este contexto, Marcelo Torcuato de Alvear, tenía una distinta posición que la de sus jefes naturales del gabinete al recomendarle a Yrigoyen ponerse a la cabeza de todos los países Latinoamericanos propiciando la ruptura y una actitud definida contra el Imperio Alemán.

   Al no hacerlo-decía-es mi convicción profunda que Argentina pierde la ocasión de mostrarse, no solo en influencia efectiva en América, sino que también compromete su situación para tomar parte después de la guerra en el Congreso de la Paz.

 Un hecho notable de las relaciones exteriores del Radicalismo, lo constituyo el episodio vinculado inmediatamente después de la 1ra. Guerra, la actitud mantenida ante la Liga de las Naciones.

 La Casa Blanca, había cursado la invitación correspondiente a nuestro país para examinar el estatuto de la entidad y adherir a ello como miembro originario. Sin embargo, Irigoyen condiciono su participación al reconocimiento de los principios de universalidad de la liga y la igualdad de todos los Estados soberanos, para ser admitidos en la misma, incluidos los derrotados. Esta posición incorporaba también diversas propuestas referidas a la elección de los miembros del Consejo, de acuerdo al principio jurídico de igualdad de las naciones, la constitución de una Corte Permanente de Justicia y la creación de organismos de cooperación económica.

 Esta firmeza de principios de Yrigoyen, lo enfrentan a miembros de su misma delegación, como Marcelo T. De Alvear que era partidario de actitudes mas flexibles que impidieran el aislamiento de Argentina frente al mundo.

 Pero finalmente, triunfa la tesitura de Yrigoyen, retirándose la legación argentina, cuando la Asamblea desestimo su moción en tanto que en el país, la situación interna se deterioraba frente a las criticas de los medios que se hacían eco de sus pares europeos que calificaban de germanófilas las políticas e intereses de la Casa Rosada.

Luego Alvear, haría todo lo posible para corregir la postura asumida para ser admitida Argentina en el organismo mencionado, pero, esto se haría recién en 1933.

  Este lapso en cual transcurre la guerra, se produce un importante reacomodamiento de los mercados. Se incrementan las exportaciones se hacia Estados Unidos y algo menos lo hicieron aquellas con rumbo a Gran Bretaña.

 El impacto de la guerra se hizo sentir sobre nuestras fuentes de abastecimiento tradicionales, por lo que se triplicaron las compras en Latinoamérica y se duplicaron las provenientes de Estados Unidos.

 Al finalizar el conflicto, se produce un nuevo reacomodamiento, descendiendo la participación británica y Estados Unidos para convertirse en el principal abastecedor, consolidándose el famoso triangulo entre Buenos Aires, Londres Y Washington.

 Esta articulación de intereses se basaba en el hecho de que Gran Bretaña compraba el 76% de la carne argentina, el 54% de la carne bovina congelada y el 99% de la enfriada, quedando de manifestó una coalición de intereses económicos muy importantes como lo era el de productores ganaderos y empresas frigoríficos.

 Estos intereses ya tenían su correlato en la relación con Londres y gravitaban sobre las decisiones que pudiesen afectarlos.

 Por otro lado, el nuevo escenario mundial manifestaba el ocaso del sistema económico financiero con centro en Londres y la supremacía de un apotencia industrial como lo era Estados Unidos.

 Este país era su vez, principal acreedor y emisor de una fuerte corriente de inversiones directas, que en la década del veinte, llegaran al país.

 Alejandro Bunge (2) al respecto de la situación al final la 1ra. Guerra decía: “Todos los países civilizados tiene su política económica Internacional propia que oponen a la de los demás países. Nosotros en cambio, tenemos la política económica internacional que nos imponen los demás países...Se trata, en fin de crear una política económica argentina, política que jamás ha existido y que nos es tan necesaria como nuestra instituciones sociales y administrativas”.

 Comenzaban entonces a alzarse las voces que instaban a desarrollar políticas industrializadas y desechaban la idea de continuar atado a un modelo que estaba dando profundos signos de agotamientos ante la nueva coyuntura mundial.

Solo fugazmente durante el  primer tramo de la administración encabezada por Alvear que lo había sucedido a Yrigoyen, parecieron encararse medidas tenientes a la opción industrializadas, pero el retorno a los cauces tradicionales que regulaban nuestra relaciones exteriores y el regreso a la complementariedad de nuestra economía en el modelo agroexportador impulsado por una mejora de la situación británica- retorno al patrón oro en 1925- hicieron fracasar tales intenciones, para beneplácito de los sectores agrarios

  Habría también un hecho que fortalecería nuestras relaciones por entonces con Gran Bretaña; y lo constituye en que Estados Unidos, presionados por sus intereses internos del sector ganadero, prohíbe la importación de carne argentina bajo el pretexto de estar infectada con aftosa.

 Por tal motivo, se reavivan las viejas discrepancias que separaban esta relación con el país norte, afianzando nuevamente nuestros lazos con Europa y particularmente con Inglaterra.

 Surge además la famosa frase de comprar a quien nos compre, como represalia alas medidas proteccionistas estadounidenses.

 Los interese económicos pesaban bastante y hacían abandonar por el momento, las orientaciones tradicionales del intercambio internacional proporcionando además nuestro país, la toma de medidas, de gravámenes contra los países que discriminaban sus productos lanzaron la formula “comprar a quienes nos compre” con el criterio de premios y castigos a los interlocutores comerciales del país.

 De esta forma, los sectores tradicionales cuyos intereses económicos tenia como fuertes base del intercambio comercial con Inglaterra, aprovechan la situación para afianzar nuestros lazos con este país y a tal efecto se producen representativos discursos en la Cámara de Comercio Británica, como por ejemplo el de Luis Duhau, su presidente, quien pone en manifestó lo erróneo de las interpretaciones que daba cuenta del colapso financiero y económico de Inglaterra y que impulsaban medidas de carácter industrialista por lo que era deber entonces preocuparse por hacer mas intenso el intercambio comercial con el Reino Unido y continuar con los economistas clásicos que enseñaban que a mayor intercambio, mayor ventaja para los países que lo realizan.

 Para 1928, con el comienzo de la segunda Presidencia de Yrigoyen, comienza también las medidas de carácter nacionalistas en cuanto a los temas políticos y económicos por lo el entonces Ministros de Relaciones Exteriores Ernesto Bosch solicita se tomen medidas que protejan nuestras exportaciones del accedió de esas medidas que entre otras cosas apelaban al aumento franco de los derechos aduaneros y a medias sanitarias que frenaban nuestras ventas.

Estados Unidos estaba demostrando sus intenciones del liderazgo políticos en Latinoamérica y esto ocasionaba recelos en los países de este hemisferio que observaban un carácter imperialista ilustrado por intervenciones militares, por ejemplo en Nicaragua.

  Esto disponía volcarse abiertamente del lado de la carta británica continuando con las rutinas del patrón de relacionamiento económico.

 Por otro lado durante la 1ra Guerra Mundial, se había incrementado el intercambio con los países latinoamericanos y esto había impulsado las ideas sociales y antiimperialistas asociadas por ejemplo con la revolución de México y Rusia y el avance norteamericano en Centroamérica.

 Sin embargo este relacionammiento con los países latinoamericanos se mantuvo en el aspecto político más que en otro, en virtud del paulatino regreso a los vínculos tradicionales comerciales con los países europeos.

 Las propuestas más sólidas, que se referían al incremento de los vínculos comerciales con Latinoamérica surgieron de los sectores ligados al nacionalismo industrialista.

  Así es que Alejandro Bunge reactualiza su propuesta de 1909 tendiente a la constitución dela Unión Aduanera, un espacio formado por Argentina, Chile, Bolivia, Uruguay Y Paraguay de gran mercado interno y un potencial agrario-minero muy importante.

 El modelo imperante, estaba atado a los sucesos que acontecían en el exterior y por los cuales minaban sus defensas. La 1ra Guerra Mundial había puesto en manifestó la precariedad de estas relaciones y la debilidad de los lazos regionales no era solo particularidad de Argentina, ya que casi todos los países Latinoamericanos orientaban su comercio hacia los mercados del centro.

 Asimismo, las acciones tenientes a la interconexión física con algunos países de Latinoamérica, despertaban recelos en otros, como por ejemplo Brasil, quien desconfiaba de las acciones argentinas que tendían a incrementar el intercambió con Chille y Bolivia.

Por otro lado, lo mas importante del relacionamiento de Argentina y Gran Bretaña era el hecho de que el balance comercial habría presentado un excedente favorable a nuestro país que era cubierto por el Reino Unido por los intereses y dividendos de sus inversiones en Argentina como así también por los fletes que debíamos abonar por el transporte marítimo ingles y pagos de servicios financieros.(3)

  La paulatina declinación de Gran Bretaña se pone en manifiesto durante la 1ra. Guerra Mundial cuando cae su participación en el comercio mundial y crece el rol de Estados Unidos.

 Ello también se explica en la diferencia de exportaciones entre ambos países: Gran Bretaña exportaba textiles, carbón, hierro y acero mientras Estados Unidos, maquinarias o manufacturas de mayor tecnología cuya demandase hallaba en proceso de expansión.

 Los países Latinoamericanos incrementaron su potencial industrial y el ritmo de crecimiento del producto industrial mundial al aumento un quinto, mientras que en Estados Unidos lo hizo un 40% y Gran Bretaña disminuía.

 Así es que Gran Bretaña incrementa sus importaciones produciendo un desfasaje comercial que solamente es compensado gracias a los excedentes e intereses provenientes de sus inversiones en el exterior, principalmente en los cuales era proveedor de manufacturas.

 Podemos observar entonces que en términos de bienes el interés de las inversiones inglesas en el exterior , eran pagados son productos de las naciones deudoras a Europa y a Estados Unidos y los cuales transformaban esas materias primas en bienes manufacturados al Reino Unido. Esto generaba una situación de comercio triangular en donde los países agrícolas deudores exportaban hacia Estado Unidos y Europa continental y estos a su vez hacia el Reino Unido.

 Ya vimos entonces que Argentina tenía una posición mas ligada que algunos países del imperio, al mercado británico.

 Asimismo, Argentina tenía un excedente de exportaciones con el Reino Unidos, creando así un situación curiosa y diferente del resto de los otros países sudamericanos. Esto originaba la existencia de un triangulo naviero y un triangulo en los movimientos de capital.

  Por su parte Estados Unidos, incrementa su influencia en la economía argentina con la venta de maquinarias y a colocación de títulos públicos en el área del dólar o de inversiones directas de empresas norteamericanas, desplazando en esta área la influencia de Inglaterra.

En el ámbito interno, sin embargo no debe olvidarse que los hacendados era el grupo social y político mas importante de la Argentina lo que les permitía defender esas relaciones que para ello eran vitales.

 Ejemplo fiel de la penetración de los intereses norteamericanos en la argentina, lo constituye el de los frigoríficos, en el cual para 1927 disponían ya el 60% de ese mercado contra solo un 30% de los establecimientos ingleses y un 10% de las nacionales.

 En el periodo posterior a al 1ra Guerra Mundial, Argentina recibió numerosos prestamos a corto plazo mediante la colocación de títulos públicos en el merado norteamericano.

 Asimismo los intereses norteamericanos tuvieron un mayor rendimiento que los de los ingleses relacionamiento tradicional de nuestro país con Gran Bretaña excluía todo intento de industrialización.

 Algo que explica también el cambio producido en esos años en la división internacional del trabajo, es la formación de grandes firmas en los Estados Unidos cuya expansión obliga a proyectarse hacia el exterior atraído por los menores costos de producción y las materias primas mas baratas.

 Esto traslucía también en un auge de importaciones de origen norteamericano que vana aumentar de 118 millones de pesos en oro en 1910 a 516 millones de pesos en oro en 1929 mientras que las de origen británico reducían su participación. 
 

CONCLUSIÓN:

 La Argentina al insertarse en la división internacional del trabajo comenzó a desarrollar un modelo económico basado en las exportaciones materias primas e importación de manufacturas. Dentro de este contexto, cualquier intento de industrialización ara mal visto y considerado alocado.
 Por otro lado, el superávit económico de esta relación, principalmente con Gran Bretaña, país que va a acrecentar sus vínculos económicos, políticos y culturales en Argentina, va a ser catalizado por un sector agrícola- ganadero que va a sostener este vinculo a través de influencias en el gobierno.
 Al asumir el radicalismo, encuentra numerosas trabas a sus iniciativas y en el plano de las relaciones exteriores, va a optar por la continuidad de los vínculos económicos y políticos con las grandes metrópolis.
 Sin Embargo, la 1ra Guerra Mundial, produce un reacomodamiento de los mercados u pone en manifestó el carácter dependiente de nuestra economía.
  Surgían diversas alternativas de las cuales una de ellas era poner en marcha un proceso de industrialización o esperar a la rehabilitación de la economía inglesa y continuar con los tradicionales vínculos económicos con Gran Bretaña. Finalmente se opta por una última opción, pero el contexto internacional no seria el mismo.
 En la década del 20’ los Estados Unidos habían incrementado notablemente sus inversiones en el país Argentina Comienza a endeudarse con este país recibiendo numerosas importaciones de origen industrial que solamente ellos podían proveer.
  Gran Bretaña también estaba endeudada con este país y su balance equilibrado a través de los intereses y ganancias que obtenía en las naciones agrícolas endeudadas.
 Parte de este relación se debía a que nuestra economía no era complementaria a la de Estados Unidos, sino competitivas por lo cual también el país del norte, en oportunidades debió optar por políticas proteccionistas de sus intereses agrícola-ganadero.
 El radicalismo tuvo que enfrentar esta difícil coyuntura y tiende a incrementar sus relaciones con Latinoamérica, particularmente durante la 1ra. Guerra, pero después solamente les otorga un carácter político como propuesta de enfrentar los problemas que podían suscitarse luego de las negociaciones por la paz.
  Los intereses agrícolas-ganaderos en el país eran los suficientemente fuertes y no dejaron que los intentos industrialistas fomentados desde principio de siglo tuvieron lugar.
 La crisis del 30’ quiebra el sistema multilateral del comercio y pagos produciendo un mayor aislamiento entre los países y el reforzamiento de las tendencias nacionalistas y proteccionistas entre los países.
 En este contexto, el gobierno radical ve fracasar su proyecto quebrado por un golpe militar que tendería a crear un estado corporativo primeramente y luego regresar a la tradicional postura económica con sus vínculos ya conocidos por todos.

_____________________________
(1) PARADISO J. DEBATES Y TRAYECTORIAS EN LA POLÍTICA EXTERIOR ARGENTINA, GEL, Bs. As., 1993. Cap. II La época del Radicalismo.
(2) BUNGE Alejandro, UNA NUEVA ARGENTINA ,Kraft, Bs. As. 1940, Pág. 231
(3) RAPOPORT Mario, "El Triangulo Argentino; Las Relaciones Económicas con Estados Unidos y Gran Bretaña 1914 - 1943 en ECONOMIA E HISTORIA